21 abril, 2013

Arthropleuras

Arthropleura es un género fósil de miriápdos de la familia de los artropléuridos, similares a un milpiés gigante, que vivió en el período Carbonífero (hace 340-280 millones de años) en lo que hoy en día es Norteamérica y Escocia. Con una longitud de hasta 2 metros y medio, son los invertebrados terrestres de mayor longitud conocidos de todos los tiempos.


A pesar de su apariencia aterradora, parece ser que eran herbívoros. Vivían en bosques húmedos donde podían alimentarse de los musgos y la vegetación putrefacta que encontraban a su paso entre la maleza de helechos. Se cree que a los depredadores les resultaría difícil atacarles, ya que estaban cubiertos de una coraza con pequeñas púas.

Su alimentación es un tema bastante debatido, pues ningún fósil encontrado ha conservado la boca. No obstante es razonable que podrían tener unas poderosas mandíbulas. Basándose en esta suposición, se podría pensar que eran carnívoras, pero en fósiles recientemente descubiertos se han hallado polen en el tracto digestivo, lo cual sugiere que la criatura se alimentaba de plantas.

Es posible que las artropleuras más pequeñas fuesen vegetarianas, siendo las de mayor tamaño omnívoras, alimentándose de vegetación, insectos y otros pequeños animales.


Las huellas encontradas del animal, demuestran que se movía rápidamente por el suelo del bosque, virando bruscamente para evitar árboles y rocas. Cuando se movía con gran velocidad, su cuerpo se estiraba y se hacía más largo, proporcionando una mayor longitud de zancada, permitiéndole moverse con mayor rapidez.

También se piensa que eran capaces de desplazarse bajo el agua, y que podrían haber vuelto a los lagos y ríos para mudar su exoesqueleto. Esto lo haría vulnerable frente al ataque de grandes peces y anfibios. Fuera del agua, una artropleura adulta tendría pocos enemigos.


Las artropleuras evolucionaron a partir de ancestros parecidos a los crustáceos y llegaron a semejante tamaño debido, en parte, al gran porcentaje de oxígeno de la atmósfera terrestre existente y por la ausencia de grandes depredadores vertebrados terrestres.

Se extinguió al principio del periodo Pérmico, cuando el húmedo clima empezó a hacerse seco, destruyendo las selvas del Carbonífero y dando lugar a la desertificación característica de este período. A causa de ello, los niveles de oxígeno en la atmósfera empezaron a descender. Ninguno de los artrópodos gigantes pudo sobrevivir al nuevo clima, seco y con menor concentración de oxígeno.

Fuente: Taringa.net

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada