02 marzo, 2014

Mantis Oroquídea

Muy pocos insectos en la naturaleza pueden tener el honor de ser tan atractivos como una Mantis Orquídea. Su cuerpo dotado de una coloración única la hace parecer estar cubierta de pétalos. Sus patas se asemenjan a los pétalos de una flor y la coloración de su cuerpo suele mimetizarse con su entorno.


Las hembras duplican en tamaño a los machos, siendo así una de las mantis con mayor diferencia de tamaño entre su misma estirpe. Son animales solitarios, excepto en la época de reproducción, cuando macho y hembra se buscan para aparearse. Cuando hay más de un macho éstos se pelean y sólo uno se reproduce. En algunas ocasiones, tras el apareamiento, la hembra se come al macho.

Son además la única especie que se alimenta de plátanos.


Este singular insecto vive en el sudeste asiático. Como toda mantis, es un gran cazador de insectos y pequeños reptiles, pero se alimenta mayoritariamente de plátanos, que le proporcionan un alto contenido de potasio.


Este insecto es un gran depredador, pero no es venenoso. Utiliza sus fuerte patas delanteras para atrapar a sus presas y devorarlas vivas.

Fuente y fotos: lareserva.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada